Móvil: +34-911395246

Dialéctica de la Ilustración

Max Horkheimer & Theodor Adorno (1944)

Parte I: Ilustración y mimesis

Aunque he querido un solo post, es necesario varios posts para entender el libro.

El libro que ocupa el siguiente escrito, con su complicado lenguaje, constituye un documento de radical reflexión sobre la modernidad y el proceso histórico de la Ilustración, siendo sus principios, conceptos y valores, una búsqueda definitiva de la liquidación del dominio de la naturaleza, presentes en el mito, aún en el horizonte del sujeto. El proceso termina desviado a sustrato de dominio, orillando al sujeto a la interiorización de la dinámica del sistema industrial del consumo de masas, y sus relaciones sociales reificadas a mera función de consumo, previa liquidación de su autonomía, el sujeto se entrega al dominio de la producción en masa, condicionado por el monopolio, que planifica cada estrato de vida. La ilustración modela al sujeto para el totalitarismo.

El sujeto en principio es un ser dominado por la naturaleza, encarnada en el terror a lo desconocido, que desnuda los limites de nuestros sentidos y refleja la violencia de la ley natural. A medida de que el conocimiento y organización toman relevancia, asegura la supervivencia del sujeto; horda y magia aparecen conectadas entre sí en la mimesis del chaman y el sujeto con las fuerzas de la naturaleza, interiorizan aún el terror conjugando en uno de la naturaleza ante el ser, y aunque sostienen el dominio de la naturaleza, el proceso mimético contiene irreversiblemente el dominio de la racionalización y conocimiento (técnica), y con ello también la reafirmación de la sociedad de clases.

La magia instrumentaliza el conocimiento, dominando quizás el estadio más extenso de la humanidad, su fuerza sujeta a la reafirmación de su causalidad, para cohesionar la dispersión de las hordas, para ello la imposición y represión se hace necesaria en lógica, con ello el sacrificio toma relevancia, su tortuosa función se hace equivalente a ley natural, y lo equivalente pasa ser lógica, y con ello el paso al mito se hace inevitable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra